32 años de democracia en Argentina: ¿Qué pasó con la participación de las mujeres en política?
Pamela Martín García es Lic. en Ciencia Política. Feminista, activista DDHH. #VecinasFeministas @Pame9dj

Vientos de cambios se asoman en Argentina. Un nuevo gobierno nacional acaba de asumir, otro color político después de 12 años de un mismo partido en el poder. Argentina cumplió el último 10 de diciembre 32 años de Democracia, más de tres décadas de república, libertades, derechos, pero como en casi todos los rincones del mundo, con un alto déficit en la igualdad.

Desde la recuperación de la democracia en 1983 las mujeres fueron, muy poco a poco, tomando papeles protagónicos de la escena nacional, algunos fugaces, otros más sólidos y perdurables y la mayoría con mucho esfuerzo para sostenerse en un territorio machista.

Hay un recorrido histórico inevitable para comprender los avances en materia de participación de las mujeres en la vida política y el punto de inflexión fue la sanción de la ley 24.012 de Cupo Femenino, de 1991, que establece que en las listas deberá haber un mínimo del 30% de mujeres de los candidaturas a elegir y en proporciones con posibilidad de resultar electas y no será oficializada ninguna lista que no cumpla estos requisitos. Aquella medida de acción positiva que, con el paso del tiempo, se esperaba que produjera un cambio cultural para prescindir de ella alcanzando una paridad natural, al momento es utopía, pero por ella vamos. Hoy en día, hay casi una decena de proyectos presentados en el Congreso Nacional para fijar la paridad en las listas, 50 y 50.

Esta ley permitió el acceso de mujeres a las bancas en el ámbito legislativo lo que hizo posible la amplitud de la agenda incorporando proyectos para el avance y concreción de derechos humanos, temas de género como igualdad de condiciones, la violencia contra mujeres y niñas, trabajo doméstico, temas sobre maternidad, infancia, prostitución, trata de personas, salud sexual y reproductiva, aborto, etc. Además, con el tiempo las mujeres no solo se dedicaron a la formulación de proyectos sobre género sino a otros temas en los que debaten de igual a igual con los varones. Una enorme batería de leyes y normas son parte relevante de nuestra realidad. No obstante, la implementación en muchas de ellas es muy baja, de qué nos sirve tanta letra muerta sino podemos gozar plenamente de nuestros derechos. Esto tiene que cambiar en Argentina. Para ello se necesitan presupuestos acordes, personas capacitadas y, sobre todo, voluntad política.

En relación a esto una compañera feminista ha sido designada por el nuevo gobierno nacional a la presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres. Con ello se renuevan las esperanzas de cumplir una de nuestras leyes emblemáticas y urgentes, la ley 26.485 de Protección Integral a las mujeres. En Argentina los femicidios están recrudeciéndose y la violencia contra mujeres y niñas va en aumento.

El 2015 fue un año electoral intenso, Argentina es un país federal con 23 provincias más la capital, la ciudad Autónoma de Buenos Aires. En varios distritos este año la ciudadanía fue a votar hasta 6 veces para diversos cargos. En materia del cumplimiento de la ley de cupo, de las 15 candidaturas presidenciales que se presentaron en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), según un estudio del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), doce candidatos se comprometieron con la temática de género en sus programas, pero apenas tres le dieron un lugar central al tema.

Es decir, el acceso de mujeres a cargos electivos está en alza, pero a paso lento. En las elecciones primarias, de las 15 fórmulas presidenciales, tres (23%) estaban encabezadas por mujeres y seis (46%) con mujeres como precandidatas a la vicepresidencia.

Según el relevamiento de ELA, para el Congreso Nacional se presentaron 233 listas, en las que compiten 1601 personas. De ellas 864 son mujeres (42,72%), pero en los primeros lugares la presencia femenina es reducida, ocupando solo el 20,6% (encabezan 48 listas), aunque ésta aumenta significativamente en el segundo lugar, llegando al 78,1%.

ELA también observó el cumplimiento del cupo en las PASO y en las Generales. De las 234 listas que se oficializaron para competir en las PASO, 25, más del 10%, no cumplen con lo establecido en la ley de cupo femenino, al respecto se hicieron presentaciones judiciales. En las generales el porcentaje de incumplimiento bajó notablemente.

La Unión Interparlamentaria presenta cada año un ranking de la participación de las mujeres en política y Argentina figura cada año en los primeros lugares, esto se lo debemos al cupo, ley alcanzada con el trabajo transversal de mujeres de todos los partidos políticos, movimiento de mujeres y feminismo argentino.

Argentina fue el primer país del mundo en aventurarse a contrarrestar la discriminación que sufrían, y sufrimos, las mujeres en la política con la sanción de la ley de cupo femenino. Un logro posible gracias al trabajo en red y transversal que tuvo, y sigue teniendo, el movimiento de mujeres, protagonista de los avances alcanzados y de los que vendrán.

This Analysis appears in Vecinas Feministas and is tagged with Argentina.